Incontinencia urinaria: ¿cuándo comienza el problema?

La incontinencia urinaria, o incontinencia, es una condición bastante común que afecta tanto a mujeres como a hombres. Esta fuga de orina involuntaria e incontrolada suele ser causada por actividades violentas como estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar objetos más pesados. Aunque esta dolencia es una enfermedad que debe tratarse, muchas personas evitan a un especialista, avergonzadas de su vergonzosa dolencia. Entonces, ¿cuándo comienza la incontinencia urinaria y cómo debe lidiar con ella de manera efectiva?

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es el vaciamiento total o parcial no intencional e involuntario de la vejiga. Si bien este tipo de dolencia afecta principalmente a las mujeres, uno de cada cinco hombres nota problemas graves con el correcto mantenimiento de la orina. La incidencia de la enfermedad aumenta significativamente con la edad, y la mayoría de las veces aparece solo después de los 40 años. Al mismo tiempo, debes tener en cuenta que la incontinencia urinaria no es una consecuencia natural del envejecimiento, por lo que es imperativo que la trates de inmediato.

Tipos de incontinencia urinaria

Según las causas y la gravedad del problema, existen cuatro tipos principales de incontinencia urinaria:

  • Estrés: pérdida incontrolada de orina asociada con tensión abdominal repentina. La mayoría de las veces ocurre durante el ejercicio, al estornudar, toser o reír;
  • urgente: pérdida involuntaria de orina debido a una presión excesiva sobre la uretra. El vaciado suele tener lugar de camino al baño;
  • debido al llenado excesivo de la vejiga: pérdida repentina de orina causada por una vejiga estirada y sobrellenada;
  • incontinencia urinaria funcional: se refiere a la incapacidad de ir al baño debido a limitaciones físicas, discapacidad o retraso mental.

Los síntomas de la incontinencia urinaria.

La incontinencia urinaria es una afección cuyos síntomas se desarrollan en diversos grados. La mayoría de las veces, esta afección se puede reconocer por el repentino chorro de una pequeña cantidad de orina al toser o reír. Ciertamente, las visitas más frecuentes al baño, combinadas con una fuerte necesidad de orinar o una presión fuerte y urgente sobre la vejiga, también serán inquietantes. En tales situaciones, vale la pena consultar a un especialista que iniciará el tratamiento adecuado y evitará que los síntomas existentes se deterioren significativamente. Las personas que luchan con este problema también deben prestar atención a los productos comúnmente disponibles para la incontinencia urinaria. Dichos artículos protegen eficazmente contra los efectos vergonzosos de esta dolencia, al tiempo que garantizan una gran comodidad en el funcionamiento diario.

¿Qué factores aumentan el riesgo de incontinencia urinaria?

Si bien el problema de la incontinencia urinaria puede afectar a cualquier persona, independientemente de su sexo, edad o antecedentes de enfermedades, existen factores que aumentan adicionalmente el riesgo de padecer esta afección. La dolencia se manifiesta con mucha más frecuencia en mujeres mayores de 40 años. Las mujeres generalmente luchan con la incontinencia urinaria de esfuerzo. Además, el embarazo, el parto y la menopausia pueden contribuir en gran medida al debilitamiento de los músculos del suelo pélvico responsables de orinar correctamente.

También vale la pena mencionar que con la edad, los músculos de la vejiga y la uretra comienzan a debilitarse gradualmente, lo que a menudo conduce a incontinencia urinaria. Lo mismo ocurre con las personas obesas cuyo peso aumenta la presión sobre la vejiga. La enfermedad también es más común en fumadores y en pacientes con antecedentes de enfermedades neurológicas.

Incontinencia urinaria: un problema extremadamente embarazoso

Perder el control de su propia vejiga es una condición bastante vergonzosa que muchas personas ni siquiera quieren mencionar. La enfermedad que progresa constantemente y el vergonzoso abandono a menudo contribuyen a una limitación significativa de la vida social. Las personas que luchan contra la incontinencia urinaria comienzan a evitar las reuniones sociales e incluso abandonan por completo las relaciones íntimas con una pareja. La incertidumbre resultante del vertido incontrolado de orina provoca ansiedad y miedo, lo que afecta negativamente la calidad de la vida cotidiana. En tales casos, será necesario visitar a un médico que hará un diagnóstico adecuado e implementará el tratamiento adecuado.

La incontinencia urinaria es una dolencia vergonzosa que afecta nuestra comodidad mental y física. Independientemente de la causa del problema, vale la pena introducir soluciones que faciliten enormemente el funcionamiento diario. La ropa interior y las plantillas impermeables especiales ayudarán a mantener una higiene adecuada, y el tratamiento especializado eventualmente eliminará el problema por completo.

Maja Krukowicz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *